martes, 13 de febrero de 2018

EL ARTISTA Y SU COMUNIDAD


Por: Elkin Bolaño Vásquez
Coordinador Salón BAT de arte popular

Los artistas autodidactas son hombres y mujeres que descubren saberes en las contingencias de la vida diaria. Sus capacidades no se estimulan con las lógicas y prerrequisitos de la educación formal. Ellos se atreven a indagar entre sus deseos y dudas las situaciones en la que la voluntad se siente cómoda. Generalmente esta labor la procesan solos, lo que hace que el reconocimiento a su trabajo se aloje en la profundidad de su ser. En ocasiones encuentran apoyos desinteresados que los animan a mejorar sus técnicas e ideas. Rara vez se benefician de asesorías especializadas, situación que dificulta sus procesos de adaptación en relación con las transformaciones insistentes del universo del arte.

Ello quiere decir que sus influencias, marcos de referencia e ideas vitales se alimentan del influjo de informaciones disímiles y contrapuestas, de redes informales de amigos, familiares, compañeros de trabajo y juerga que matizan y ponen en entredicho sus expectativas artísticas. Por ello, la voluntad de estos artistas tiene como tarea fundamental sortear los obstáculos y tergiversaciones que la comunidad, ajena al mundo de arte, les impone. En este sentido, los contenidos que se solapan en las acciones artísticas populares se afirman en una observación profunda de la vida cotidiana, con las cual es posible canalizar las esperanzas e inquietudes más arraigadas.

El acervo biográfico también pone en evidencia el marco de acción que tienen las esferas sociales en el desarrollo creativo de los artistas. La familia, el barrio y la escuela son lugares de encuentro en los que las personas estructuran sus preferencias, sus necesidades de expresión, sus limitaciones de enunciación y la búsqueda de saberes que consoliden su singularidad frente a los demás miembros de la comunidad.

Si los ideales de la cultura popular están afianzados en la mayoría de los miembros de la comunidad, sus manifestaciones artísticas provienen de una minoría que tiene la voluntad de indagar sobre los supuestos que llenan de dificultades su entorno social. Dicha voluntad debe su energía a la acumulación de experiencias y sentimientos que impulsan a descubrir alternativas que permitan desarrollar y mostrar las inconformidades o las alegrías que permanecen ocultas. Vivir, sentir y adaptarse a lo popular depende de encontrar en la tradición los beneficios de su legado, en relación con la incertidumbre que trae consigo las coyunturas actuales. Lo popular es adaptarse al devenir del día a día.

De esta manera, el resultado del arte popular surge de este pequeño grupo de personas que tienen dificultad para comunicar sus puntos de vista por medio de la tradición oral. Prefieren recurrir a la utilización de imágenes, que habitualmente se reconocen con facilidad y con las cuales elaboran analogías que permiten comunicarse con honestidad, sin el temor de ser censurados, malinterpretados e incluso ser objetos de burla. Aquí cabe destacar la importancia del virtuosismo, pues entre más depurada sea la técnica, tanto las tradicionales como las innovadoras, alcanza mayores reconocimientos estéticos y por consiguiente su contenido semántico gozará de amplias discusiones.

El universo simbólico de la cultura popular ayuda al artista autodidacta a trastocar los significados. Sin embargo, esta permisividad no es la derivación de una mente abierta de lo popular, se debe a que, como lo explica José Joaquín Brunner en su libro Un espejo trizado, las movilizaciones del campo a la ciudad, situación recurrente en Colombia, generan desarraigo, no sólo de la tierra y de las familias, sino también de las tradiciones, del capital cultural y simbólico. En el ambiente escolar, en el impacto de los medios masivos de comunicación, en las exigencias de las pujas urbanas las clases populares deben reescribir su estructura psicológica para adaptarse y sobrevivir.

En suma, es importante destacar que la capacidad adaptativa de la cultura popular deviene de su carácter no-organizativo, pues ella adolece de programas que delimitan la acción y esta es su radical diferencia con la cultura hegemónica. Hegemonía implica institucionalización, es decir, una programación en donde los bienes culturales son el resultado de un proyecto controlado. Por otro lado, desde el punto de vista cognitivo, la cultura popular al ser maleable y adaptativa se alimenta de consciencias dispersas, fragmentarias y heterogéneas. Consciencias que se potencializan con la voluntad del artista autodidacta, pues son tomadas por la institucionalidad como resistencias en contra de la estandarización.


¿EN TU TRABAJO ARTÍSTICO, CÓMO RELACIONAS LA INFORMACIÓN ESPECIALIZADA CON LOS AVATARES DE LA VIDA DIARIA?

10 comentarios:

  1. Si las instituciones del gobierno prestara atención a todos estos conceptos sobre le arte popular, podría entonces poder delinear políticas tendientes a estimular al artista autodidacta, verdadero productor y guardián de la cultura de un pueblo, abriendo espacios para exposiciones, desarrollando programas de apoyo y de asesoría que guíen a niños, jóvenes y adultos con esos talentos artístico,que en muchos casos se pierden, desviándose a otras actividades, incluso hacía el vicio.
    Da pena ver a muchos de esos artistas, tirados en cualquier parque o espacio público, exhibiendo sus obras esperando que algún transeúnte, después regatear un precio,la compra por lo que a bien tenga.
    En este punto es bueno resaltar, sin ningún interés, la labor que ha venido desarrollando la Fundación BAT. en pro de todos nosotros los artistas populares de Colombia.
    Luis Eduardo Cerra Maldonado.
    Artista autodidacta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SON USTEDES PATRIMONIO INMATERIAL , POR SABERES E INVESTIGACIÓN

      Eliminar
  2. En primer lugar la discriminación es una de las barreras que tenemos algunos artista,ya que se habla de arte popular, cuando realmente el arte es uno solo,donde cabemos todos, pero en su esencia esta el arte elitista aquellos que tienen todos los apoyos y entradas sin tropiezo alguno, por otro lado el artista popular que de una u otra forma no ad cedemos a diferentes instituciones para adquirir conocimientos, exposiciones etc. solo podemos dar gracias a que existe una buena intitucion que se preocupa y promueve al llamado "artista popular"como lo es la fundacion BAT gracias y felicitaciones por tan hermosa labor.

    ResponderEliminar
  3. El arte es parte fundamental del desarrollo social de una comunidad que va siguiendo un derrotero de luz y creatividad para formar una integración total de todos los conocimientos don de esta involucrado el arte dentro del desarrollo humano en una sociedad, sin la participasion del arte seria una sociedad muerta sin un norte que le de unos iconos que la identifiquen y la hagan figurar dentro del panorama ciudadano.

    ResponderEliminar
  4. El arte forma parte de la identidad de los pueblos y mas el llamado arte popular.

    ResponderEliminar
  5. Es verdaderamente un paradigma, ya que el arte nace de la observación, y de esta forma se hace una representación de una realidad, mas sin embargo las academias de arte, han dejado de lado la figura que se observa, y se plantean mas en representar ideas, que en ocasiones no se pueden interpretar por el ojo del espectador. desde mi punto de vista tiene un gran valor el arte popular porque mantiene los principios del arte, como es la observación

    ResponderEliminar
  6. en el arte en general cualquier herramienta es precisamente, lo que aprovecha el artista para dar rienda suelta a su imaginación, que desde cualquier punto de vista salde de su interior aquello que plasma sea para disfrute que cause solo placer o que conlleve algún tipo de reflexión sobre nuestro comportamiento resultado del pensamiento.

    ResponderEliminar
  7. Esteban Flôrez
    Gracias por trabajar y dedicar su tiempo para personas como yo la verdad hasta ahora estoy empezando a manejar un computador y por ustedes ayudarnos se nos facilitan mas las cosas mil bendiciones por escucharnos y enseñarnos.

    ResponderEliminar
  8. William Sierra.
    El arte goza de una época actual privilegiada, posmoderna, donde el arte popular se fusiona con el arte selecto o culto, ya no hay distinción ni barreras.Tampoco hay distinción entre artista autodidacta o de formación académica. Desde la aparición de la internet el conocimiento se hizo de dominio público; lamentablemente algunos artistas llamados populares no se auto forman, se estancan, desconociendo que el arte es dinámico. El lenguaje artístico es universal de tal manera que los artistas populares no deben seguir auto segregándose.Estoy de acuerdo que la fundación Bat estimula el arte popular, pero para hacerlo fuerte, investigativo, generador de conocimiento, evitando seguir en un empirismo sin preparación. Yo soy artista de formación autodidacta y la información especializada como en cualquier área del conocimiento, es un insumo para mis procesos creativos. Finalmente quisiera compartir un ejemplo de la comunicación entre el arte popular y el llamado arte culto. Se trata de la fusión musical entre el maestro Jorge Veloza, músico popular folclórico, con la orquesta filarmónica de Bogotá. Compañeros artistas es hora de adaptarnos a los nuevos tiempos. Saludos

    ResponderEliminar
  9. Sin ser arquitecto o escultor de carrera he construido una casa en forma de mujer en la región del Sisga, municipio de Chocontá, Cundinamarca. Esta obra me ha implicado grandes esfuerzos de todo tipo y quisiera que fuera valorada por personas que tienen sensibilidad en lo artístico. Es una obra única, singular. Pueden ver fotos y encontrar información en: f casamujervillaagueda o en el correo: medicolmena@gmail.com

    ResponderEliminar